Elegancia debajo del agua

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, llega el momento de comenzar a pensar en desconectar  y empezar a planear cómo olvidarte de la rutina y los quehaceres diarios. Con ese objetivo hemos pensado en todos aquellos apasionados del submarinismo que ven en el verano el momento óptimo para llevar a cabo sus inmersiones, así como en todo aquel que, independientemente de buceador o no, gusta de los relojes de altas prestaciones y aspecto deportivo sin perder un ápice de elegancia y prestancia. Con unas cualidades específicas en cuanto a diseño, prestaciones, hermeticidad y tecnología, los relojes de submarinismo deben cumplir además ciertas consignas para ser considerados como de buceo.

Así, en estas líneas te proponemos una serie de modelos con los que surcar las profundidades marinas con estilo y seguridad.

Denominado como “el reloj de las profundidades”, el nuevo DeepSea de Rolex, presentado durante la última edición de Baselworld se presenta ahora con un brazalete rediseñado más ancho y con cierre Oysterlock reajustado para una mayor seguridad. Equipado con un calibre 3225, un movimiento de nueva generación que ofrece mejoras esenciales en materia de precisión, autonomía y resistencia a golpes y campos magnéticos, se ha diseñado de forma específica para resistir la presión submarina extrema (hermético hasta 3.900 metros gracias a su caja Oyster con sistema Ringlock. Disponible en caja de 44.mm y colores negro y azul degradado, es, ciertamente, el reloj de las profundidades.

Heredero directo de una estirpe de relojes de submarinismo ergonómicos, legibles, precisos y resistentes desarrollados por la firma helvética durante la década de los 50, el Black Bay de Tudor, renovado en 2016 y dotado de un movimiento de manufactura propia MT5602 con reserva de marcha de 70 horas y grandes prestaciones en cuanto a funcionalidad y fiabilidad es además un portento estético de elegancia extrema y alma deportiva. Disponible en multitud de colores y acabados y con una caja de 41mm., nos encantan sus agujas en forma angulosa y muy característica denominadas Snowflakes. En verano, con correa de tejido, es un acierto total.

Pensado para buceadores exigentes el Tissot Seastar 1000 Powermatic 80 es un reloj automático de última tecnología relojera y altas prestaciones subacuáticas, como demuestra su reserva de marcha de 80 horas y la hermeticidad hasta 300metros (30 bares). Elegante, práctico, comodísimo y disponible en varias versiones de materiales y acabados, más deportivos o no, destacan además su bisel de cerámica unidireccional para mayor seguridad así como agujas y marcadores fabricados en material luminiscente para una mayor legibilidad en las profundidades.

En 1957, OMEGA lanzó el Seamaster 300 original, un reloj diseñado específicamente para buceadores y profesionales que trabajaban bajo el agua. Más de medio siglo después, este icono relojero se presenta ahora absolutamente actualizado con un movimiento mecánico totalmente antimagnético denominado Master Co-Axial y tecnología y materiales de última generación como Oro Sedna, LiquidMetal o Ceragold. Para una nueva generación de aventureros, marinos o no, un reloj superlativo…

Desde que en 1985 patentó su primera caja estanca, Tag Heuer siempre ha mantenido una estrecha relación con el océano gracias a su línea Aquaracer. En su versión cronógrafo de 43 mm., con correa de caucho negra y esfera texturizada en blanco, monta un movimiento de cuarzo de alta precisión y se equipa además con un cierre desplegable de titanio, pulsadores de doble seguridad y extensión para buceo. Se denomina NightDiver y algo tendrá que ver sus agujas e índices con SuperLuminova® de gran legibilidad allí cuando la luz desaparece. Irresistible, ergonómico y con altas dosis deportivas, un clásico en la muñeca de los que no se conforman con poco.