x

¿Cómo limpiar tus joyas?

El verano es la época ideal del año para lucir radiante y bella. El descanso, el placer del dolce far niente, el agua del mar y los rayos de sol parece que sacan lo mejor de uno mismo… y se agradece. Al igual que tu persona, tus joyas también pueden lucir radiantes y como nuevas en una época como está, donde la exposición al sol, al agua marina o simplemente, al paso del tiempo y el uso constante, hacen que la joya sufra y se deteriore. Para ello, en estas líneas os ofrecemos una serie de consejos para que tus joyas luzcan como nuevas.

Así, nuestra recomendación pasa por efectuar una limpieza cada dos o tres meses, dependiendo del uso que se haga de la pieza, para mantener el brillo original. Para ello:

  • Sumerge las joyas en un recipiente con agua y jabón neutro (no detergente) durante 10 minutos evitando que se rocen entre ellas.
  • Frótalas suavemente con un cepillo de cerda blanda.
  • Sécalas y púlelas a conciencia con un trapo o bayeta seca de algodón.

Es importante tener en cuenta además que:

Hay que tener especial cuidado con las piezas que incorporan piedras y perlas.

  • En el caso de las piedras, especial cuidado con las turquesas ( son muy frágiles ) y el ámbar (frágil, no puede estar en contacto con cloros y otros químicos, que anulan su brillo).
  • En el caso de las perlas, es muy importante no exponerlas a líquidos, sprays, etc. ya que, dada su porosidad, es fácil que los absorba y cambien de color o se dañen.
  • En general, es mejor no sumergir las joyas en el mar o en la piscina.

¿Has tomado nota? Sigue nuestros consejos y tus joyas favoritas lucirán como nuevas y brillarán junto a ti este verano. ¡Feliz bronceado!

Share This