x

Tudor

La intuición de Hans Wilsdorf fue tan sencilla como brillante: en ese momento, el mercado de los relojes de pulsera estaba creciendo rápidamente.

El público estaba preparado para apreciar un producto cuyas cualidades técnicas y funcionales, e incluso la distribución, estaban avaladas por una marca de relojes que ya se había impuesto en todo el mundo como un producto de la máxima calidad. Acompañada por Rolex en su nacimiento y primeros pasos en el mercado, TUDOR rápidamente ganó renombre, hasta el punto de ser completamente independiente de la marca de la corona.

 

Share This