x

Zenith: Objetivo, romper la barrera del sonido

Domingo. 14 de octubre de 2012. 14:00 horas. Millones de personas en todo el mundo se mantienen pegadas al televisor para vivir en tiempo real una de las mayores, y más descabelladas, gestas conseguidas por el ser humano en la historia; romper la barrera del sonido en caída libre.

El protagonista, Felix Baumgartner, un atleta extremo y saltador base de origen austriaco, reconocido por su valentía y destreza y que le ha llevado a realizar algunos de los saltos más mediáticos y complicados en la historia de este deporte. Y en su muñeca, un cronógrafo El Primero Stratos Flyback Striking 10th de la firma suiza Zenith, que a la postre se convertirá en el primer reloj en romperla barrera del sonido a las puertas del espacio.

 

Para ello, y tras cinco años de trabajo, ve la luz la misión Red Bull Stratos, patrocinada por Zenith y que conllevó numerosas pruebas en cámara de presión previas. El reto, alzar a Baumgartner en un globo aerostático lleno de helio hasta una altura de 39.045 metros (cuatro veces la altura a la que vuela un avión comercial) y -62 grados centígrados y lanzarle a la estratosfera en caída libre. Durante el salto, el piloto alcanzó la velocidad récord de 1.342 km/h antes de la que la atmósfera ralentizase su caída y este abriese el paracaídas para aterrizar sobre el desierto de Roswell (Nuevo México). Un total de 9,30 minutos (4,20 segundos en caída libre) para la historia y que sirvieron para batir tres récords mundiales (hasta esa fecha):

  1. Primer salto de la historia en romper la barrera del sonido en caída libre.
  2. Vuelo en globo aerostático a mayor altitud
  3. Salto en caída libre a mayor altitud.

Además, numerosas constataciones como recoger en tiempo real datos médicos y científicos básicos para avanzar en investigaciones espaciales y aeronáuticas así como refutar la solidez y fortaleza mecánica de un reloj que, tras una prueba extrema, sigue funcionando de forma impecable a pesar de las diferencias de presión, temperatura, altitud y aceleración alas que se vio sometido.

 

Fundada en 1865 por Georges Favre-Jacot, Zenith revolucionó la forma en la que se producían los relojes reuniendo en una misma factoría a todos los diferentes oficios relojeros, inventando de esa forma el concepto mismo de manufactura, y tomando el nombre Zenith finalmente en 1911 en referencia al punto más alto de un astro en el cielo, como símbolo de excelencia que persigue desde sus inicios la firma de la estrella. Reconocida por su excelencia mecánica y por la solidez de sus creaciones, únicas, la compañía fue además pionera en el estilo de gestión alineando los conceptos producto e imagen en lo que años más tarde se denominó como marketing y retail management.

 Accede aquí al proyecto completo y revive el mítico salto. 

 

 

Share This